?

Log in

No account? Create an account

Previous Entry | Next Entry

Nano 00: Prólogo

Originally published at Vel Anima. You can comment here or there.

[Esto no va a contar para las 50.000 palabras. ¿Me sugerís un título? xD]

Prólogo

Melia soñaba mucho. A menudo la realidad le resultaba más ilusoria que muchos de sus sueños. Se preguntaba si al resto de la gente le pasaría lo mismo, después de todo había muchos que escribían como “la vida es un sueño” y cosas así.

También le inquietaba, sin embargo. Tenían un caso previo de enfermedad mental en la familia y se preguntaba hasta que punto sus sueños eran normales o no.

En su familia eran todos morenos, algunos más que otros. Ella, en cambio, tenía extraños mechones de color rojizo. No era un pelirrojo brillante como el de los anuncios de tinte. Era muy oscuro, pero indiscutiblemente rojo.

La única pelirroja anterior en su familia, según le contaban, había sido su tía abuela Dalia. La pobre infeliz Dalia, que decidió comenzar a padecer algún tipo de demencia con tan solo 30 años.

Melia solo la conocía por un par de viejas fotos familiares. De un triste blanco y negro originariamente, el tiempo había transformado el blanco en un marrón sucio y feo. Su tía abuela no era más que otra mujer vestida de negro, y con un recogido en la cabeza. Lo único destacable era lo mucho que la gente que la rodeaba en la fotos parecía no querer acercarse a ella. El vacío era abrumador incluso a través de 55 años de viejas fotografías.

Nadie sabía muy bien qué enfermedad afectó exactamente a la pobre mujer, “demencia” era una palabra que iba muy bien con cualquier cosa. Incluso hoy en día, los pocos que la habían conocido en vida se mostraban incómodos si la conversación se movía hacia la infeliz Dalia.

En aquellos tiempos, ocultar las cosas era la mejor forma que se les ocurrió para lidiar con su pequeño problema.

Con 43 años, Dalia se lanzó de cabeza al río junto a su casa y murió.

Así que, resultaba que Melia tenía sueños.

Y eso la inquietaba.

La mayoría de sus sueños eran cosas intrascendentes y sin sentido, como debería ser, pero a menudo se distorsionaban y retorcían, la arrastraban hacia alguna parte y acababa en algún sitio, que sabía que era un sitio en alguna parte, nada más.

Siendo muy pequeñita, llegó a un inmenso bosque.

Era verde, verde lima y brillante.

Los árboles tenían troncos gruesos como casas, y se alzaban mucho más alto que muchos de los edificios que Melia había tenido la oportunidad de ver en su corta vida.

Todo en aquel bosque era inmenso.

Las hojas de los helechos eran tan grandes y gruesas que podían soportar su peso. Algunas flores eran tan anchas como su cabeza, otras, eran aún mayores.

El sol entraba a raudales entre las lejanas copas. Era también enorme, ocupaba un gran espacio en el cielo, pero la temperatura era agradable.

Parecía joven y alegre, si los soles pueden ser jóvenes y alegres, aquel lo era.

Melia se creía estar en algún país de las hadas, y ella tenía que ser una. Así salían en los dibujos de sus cuentos, plantas enormes, y seres pequeños.

Paseó (y saltó, y trepó, y corrió, incluso intentó volar, aunque no pudo, lamentablemente) por allí un tiempo casi infinito. Podía haber soñado con aquel lugar varias veces, o podía ser parte todo un gran sueño. Una vez volvía al mundo real nunca estaba segura, pero sí que estuvo allí mucho tiempo.

Encontró un arroyo, había alguien arrodillado junto al arroyo.

Era un chico joven (un niño como ella en realidad, pero lo consideraba un chico joven). Estaba bebiendo agua de rodillas en la orilla y metiendo directamente la boca en el agua.

Melia se preguntó porqué no usaría las manos.

-Hola.

El chico levantó la cabeza.

-¿Hola?

-¿Qué haces?

-Beber.

-¿No puedes usar las manos?

El chico torció la cabeza con incomprensión. Tenía una cara adorable, limpia, clara, redondeada, con enormes ojos castaño claro y un pelo rubio dorado enmarcándole la expresión.

A Melia le recordaba los cuadros de angelotes de su abuela.

El chico parecía derramar inocencia a su alrededor, pero cuando alguien es aún una niña como ella, inocencia quería decir ser tonto del bote.

Se arrodilló también, hizo un cuenco con las manos y le enseñó a recoger el agua.

-¿Lo ves?-le dijo-Así no te agachas y no te mojas la cabeza.

En vez de copiarla, el niño se puso en pie y empezó a mirarse las manos. Luego se las llevó a la espalda, como si se hubiera olvidado algo.

-¿Qué pasa?

El chico sacudió los brazos.

-¿Te pasa algo?

-No encuentro mis alas.

Melia se puso en pie con la boca abierta.

-¡¿Tienes alas?!

Lo sabía, era un angelote de esos. A la porra las hadas, ahora eran ángeles.

El chico seguía agitando los brazos a los lados, como si pudiera echarse a volar por mera insistencia.

-Creo que se me ha olvidado…

Parecía preocupado, pero no mucho. En realidad parecía no estar del todo allí.

-¿Tienes alas?-repitió Melia-, ¿eres un ángel?, ¿puedes volar de verdad?

-No, no puedo transformarme.

-¿Puedes transformarte?… ¿en qué?

-En… ¿yo?

Las cosas se tornaban surrealistas. No le gustaba cuando sus sueños hacían eso, normalmente quería decir que era la hora de levantarse.

Sin embargo, el sitio seguía allí, y el chico seguía siendo tan real como todo lo demás.

-Algún día me transformaré-continuó el niño-, y seré mayor.

-No sabía que los ángeles crecieran.

-¿Qué es un ángel?

-Umm… como unos niños con alas de pájaro detrás.

-No soy un ángel, no soy un niño.

Melia empezaba a enfadarse.

-¿Y qué eres?

-…no lo sé…

Aquel niño era realmente tonto, eso es lo que era.

Decidió marcharse, algo le decía que era hora de salir de aquel sitio. El bosque ya no era tan luminoso, el sol empezaba a desaparecer, y las plantas a encoger.

Pero el chico parecía estar espabilándose por momentos. Al ver que se marchaba, abrió los ojos y corrió tras ella.

-Espera, ¿adónde vas?

-Voy a casa, tengo que levantarme.

El chico hizo un gesto con el brazo, pasándoselo por la cabeza. Le recordó a un gato lavándose las orejas. En aquel caso, parecía más bien un extraño deje de inquietud.

Hasta entonces había dado la impresión de ser bastante denso o estar medio dormido, ahora parecía nervioso.

-Pero, ¿está lejos?, ¿vas a volver?

-Um…-se encogió de hombros-No sé, igual, nunca sé bien por donde voy.

-Ah… yo estoy aquí, hasta que crezca, puedo esperarte.

-¿Para qué vas a esperarme?

-Me aburro, estoy solo.

Se le pasó un poco en enfado, y empezó a sentir pena por el pobre querubín.

-Bueno, supongo que podría intentarlo…

En ese momento los ojos del chico brillaron, un detalle que ignoró porque inmediatamente una sombra gigantesca cubrió el bosque, trayendo frío y silencio. Miró hacia arriba, pero solo veía sombras.

-¿Qué…?

Y aquel mundo desapareció. Como un cofre que se cierra de golpe, con todo el bosque, los soles, los helechos, las flores, y el pobre angelito dentro. Era la primera vez que un sueño salía de ella y no al revés.

Se quedó flotando en una extraña nada un tiempo, meditando sobre lo qué podía haber pasado. Meditaba mucho en sueños, meditaba sobre cosas trascendentales y profundas que haría quedar como idiotas a todos los sabios que habían existido jamás.

Aunque normalmente no recordaba nada al despertar.

De la nada salió un muñeco, era de una serie de dibujos que le gustaba, hablaba sólo, por alguna razón. Luego un coche, venía a buscar al muñeco, había una reunión en alguna parte y se había olvidado su cepillo de dientes de gala, tenía que ir a buscarlo al Tíbet o los marcianos se comerían el pastel.

Melia contempló aquel sueño como una espectadora viendo la tele. Cuando las cosas se volvían así de extrañas era la hora de levantarse, y ahora solo aguardaba al momento en que su madre vendría a despertarla.

Comments

( 6 comments — Leave a comment )
angard
Oct. 26th, 2009 01:25 am (UTC)
Y que paso? Y que paso??? Pone massssssss
aranya_mx
Oct. 26th, 2009 08:48 am (UTC)
xD
Esto es un flashback. Lo continuaré el 1 de Noviembre =P
angard
Oct. 26th, 2009 09:09 am (UTC)
Cruel
ex_la_kalak
Nov. 3rd, 2009 05:59 am (UTC)
Oh yeah. Usted tambien tiene toda mi atención. Me gusta tu sentido del humor, me gusta la definición de inocencia de Melia, LOLeante xD

Me agrada tu ritmo y me voy a leer el siguiente capi. ¡Un bechu!
ex_la_kalak
Nov. 3rd, 2009 06:04 am (UTC)
PD. me gusta dar guerra y mi mente es rara, siempre recuerdo que he olvidado algo cuando es muy tarde.

Lo de su antepasada con el mismo color de pelo y su locura, es de esos elementos que me encantan. Esto promete~ *_*
aranya_mx
Nov. 3rd, 2009 12:59 pm (UTC)
¡Gracias!

La verdad es que por el momento esa parte no tiene mucha importancia xD. Tomaré nota para otra vez.
( 6 comments — Leave a comment )

Latest Month

June 2016
S M T W T F S
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Tags

Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow